Comentario del libro díptico, por Adolfo Leonidas Camas.


Díptico es un libro de poesía escrito por lo poetas quetzaltecos María Elena Marroquín y Donald Urízar que tiene características particulares que lo hacen constituirse en una obra maestra en su género de lo que se edita habitualmente en Quetzaltenango, y aun a escala internacional conocida, con una alta calidad poética en su parte literaria, más la calificada ilustración por medio de dibujos bien logrados por la maestra Elena Rodas, madre de la poetisa, y reconocida artista de la plástica centroamericana.


     Otro punto trascendente de Díptico es su refinada elaboración, pues junto a la poesía y dibujo, se incorpora un calificado equipo de profesionales en diseño gráfico, comunicación y críticos literarios, uno de ellos ganador de los Juegos Florales Hispanoamericanos de Quetzaltenango y un renombrado hombre de letras de España, por lo que la calidad editorial del libro es de primer orden, y en las recientes décadas en Xelajú no se había presentado una obra de tan alto nivel de realización editorial.



     Díptico también se puede considerar una obra de ruptura literaria en el sentido que lo explica el escritor guatemalteco y Doctor en Literatura Francisco Méndez, al calificar la ruptura como la descontinuación de una línea o forma de temática en alguna de las ramas de las bellas letras, en el caso de Díptico esta ruptura va en dos sentidos, el primero relativo a los poemas, que salen del molde de la posguerra o la conflictividad política nacional, o la simple recurrencia al la lírica sentimental de las diferentes etapas y formalidad de las relaciones amorosas, sino toco temas de la vida diaria, las relaciones sentimentales, el arraigo a la tierra, la toma de posición en cuanto a temas personales y de relaciones sociales, como  la convivencia hombre- mujer, las tareas domesticas, y en la parte central de lo literario un poema escrito en conjunto por los dos autores sobre la realidad personal y vivencial en lo colectivo de las personas zurdas, quienes su lado hábil y mano de trabajo es la izquierda, la forma que ven el mundo, como el resto los ve a ellos y lo que asumen como su derecho a vivir con sus habilidades particulares.



     Relativo a la parte física la presentación de Díptico también se sale del molde tradicional, dado que son dos libros en un solo ejemplar, tanto lo que escribió María Elena como Donald están separados entre sí, pero según se tenga mano el ejemplar, una está al anverso y otro al reverso, cada uno se puede leer como obra separada y en el centro loa creación conjunta, lo que difiere de las obras tradicionales cuando hay dos o más autores en un sólo ejemplar, en que se registra la obra de cada  escribiente, uno tras otro.



     Esta creación literaria y editorial cumple con la definición de Díptico, técnica muy empleada en las artes plásticas al ser un díptico la unión de dos obras, cada una se puede ver en forma independiente de la otra, y al unir ambas se crea una tercera  más completa y enriquecedora, con una sinergia estética evidente.



     Así, en las producciones alcanzadas en Quetzaltenango en las tres recientes décadas pasadas, es el primer libro que llena las características de díptico en una obra de are.



     Otro atractivo innovador de Díptico es su puesta al día con las tendencias  impuestas por la moderna aplicación de la tecnología, informática conocida como la interacción, así en Díptico, entre cada poema o ilustración hay paginas intercaladas en limpio en las que se llama al lector a que escriba o dibuje algo, lo que rompe con el tradicional ejercicio literario de la soledad, tanto de acto de escribir, como el de leer.



     Díptico también entra en el calificativo muy quetzalteco de "obra señera". En relación al calificativo  de "ciudad señera" que recibió Quetzaltenango en su época de oro, desde finales del siglo XIX y  principios del XX, cuando se decía que para valer en Guatemala y Centroamérica había que valer primero en Quetzaltenango, y que todo lo hecho aquí ponía "seña" o el ejemplo a seguir en materia de arte para todo el país y el istmo, con lo que Díptico se convierte en una opus señera.

 


Por: Adolfo Leonidas Camas
Dpi 2592 26094 0901
tel. cel 46404942


 

Comentarios

Entradas populares de este blog

HIMNO NACIONAL DE GUATEMALA MODIFICADO.

ME DUELES, GUATEMALA.

¿Cómo puede salir de la misma fuente, AGUA DULCE Y AGUA SALADA? Preguntas que me hacen por el facebook...